Tratado con grano.

Trabajando en el cortometraje “Mariela te Suicida”.

Consiguiendo un look de colores apagados, para transmitir sensación de desolación en un ambiente frío. Pero alejándonos a la vez de los looks limpios e impolutos que tanto se llevan ahora con el cine digital, en este caso hemos añadido algo de grano para dar textura a las imágenes, algo muy sutil pero que el cerebro de los cinéfilos sabe agradecer.

still-3-big

 

NATURALIDAD

comparacion hombre tren.00_05_22_02.Imagen fija002

El tratado de la naturaleza dependiendo de la estación de año es esencial para una escena. No es lo mismo estar en Verano con un Sol radiante, que en invierno con un Sol menos radiante. Y es que no todo es azul o amarillo, el viejo etalonaje de amarillear todo pasó a la historia, ese filtro “Mexico” que tanto se llevó a cabo en los filmes de acción de los años 2.000, son ahora una aberración visual.

En este ejemplo podemos ver como el cielo despejado de invierno respeta los colores del resto de elementos como son la ropa, la cara, etc. Con este tratamiento se ha conseguido llevar a una realidad que tal vez elimina de un plumazo la licencia cinematográfica que antaño permitía tintar el plano por completo de amarillo.

Este es otro ejemplo del cortometraje de Alberto Campón, “El Hombre del Tren”, que pronto comenzará su andadura por festivales.

COLOR GRADING

Muchas veces es necesario retocar ciertas cosas en un film que conllevan movimiento. Es una labor habitual tener que retocar caras, objetos, vehículos y todo tipo de elementos móviles que por cuestiones, ya sean estéticas o requisitos del guión, se hacen en post producción.

En este caso el rostro del personaje debe quedar más pálido al igual que sus manos, ya que el personaje se describe así.

Este es un ejemplo de dos fotogramas que ya están etalonados pero que precisaba de dicho matiz añadido al rostro y mano.

Imagen del Cortometraje “El Hombre del Tren” de Alberto Campón.

etalonaje
Arriba sin retocar. Abajo, retocado.

TRATADO PARTIENDO DE LA DESATURACIÓN

Trabajando en el etalonaje del nuevo cortometraje de Alberto Campón, “El Hombre del Tren”, donde se ha tratado el color partiendo de una fotografía bastante desaturada. La idea era llevarlo a tonalidades frías que den la atmósfera de invierno que muestra la película.

También se ha tratado el blanco, que prima en cada plano debido a sus extraños e inquietantes personajes. Desaturar, descontrastar, y ecualizar luces ha sido necesario para dar con el resultado óptimo.

color-2
Arriba fotografía original, abajo etalonado.

La monotonía del color en el corto.

Desde hace ya unos años, cuando el formato 4K se hizo asequible y los cortometrajistas tuvieron acceso a ello, se denotó una fuerte tendencia a dejar casi por defecto el color con el que las cámaras grababan. Se corregían un poco los colores para igualarlos, y poco más, dando lugar a una tendencia de “imagen limpia” que en mi opinión se torna aburrida.

El look de cine es hoy en día un look muy minimalista, sin grano, sin exposiciones arriesgadas ni colores que resalten la historia que se quiere contar. El celuloide se entierra para no dejar ni un atisbo de él, y eso es muy triste, es como si ya no hubiera rock, jazz, trip hop… tan solo pop.

image_32692

Con Davinci Resolve muchos editores se han limitado a poner un LUT de cine por defecto, dejando casi todos los trabajos estandarizados y sin look que lucir. Dentro de los casi 700 cortos que veo al año debido a mi condición de seleccionador en un festival nacional, puedo hacer un compendio de etalonajes trabajados y meros LUTS que se aplican sin más, y que dan como resultado una lista de cortometrajes idénticos en color y tratado… Y tan solo los arriesgados, los directores que saben que look quieren desde el principio, son los que consiguen destacar.

Es importante dar a la película un look que destaque, un aspecto que vaya acorde con lo que se quiera contar… por ejemplo Aronofsky utilizó en PI (Fe en el caos) un grano muy duro que contrastaba con un B&N en ocasiones quemado para describir una historia irritante y desesperante dentro de una atmósfera de iguales tintes.

adaptive-images

Como Aronofsky, existen directores que saben que tipo de textura quieren, y huyen de la impoluta imagen plana que tan de moda (tal vez por ignorancia o por dejadez) se ha puesto en estos últimos años.

El cine es arriesgarse, es libertad de expresión y libertad de escribir sobre el papel que a uno mejor le parezca, no dejes que el patrón de las modas y protocolos inventados limiten tu idea y se quede entre el montón. Dale vida a tu trabajo, dale un look que te guste a ti, y a nadie más que a ti.