La monotonía del color en el corto.

Desde hace ya unos años, cuando el formato 4K se hizo asequible y los cortometrajistas tuvieron acceso a ello, se denotó una fuerte tendencia a dejar casi por defecto el color con el que las cámaras grababan. Se corregían un poco los colores para igualarlos, y poco más, dando lugar a una tendencia de “imagen limpia” que en mi opinión se torna aburrida.

El look de cine es hoy en día un look muy minimalista, sin grano, sin exposiciones arriesgadas ni colores que resalten la historia que se quiere contar. El celuloide se entierra para no dejar ni un atisbo de él, y eso es muy triste, es como si ya no hubiera rock, jazz, trip hop… tan solo pop.

image_32692

Con Davinci Resolve muchos editores se han limitado a poner un LUT de cine por defecto, dejando casi todos los trabajos estandarizados y sin look que lucir. Dentro de los casi 700 cortos que veo al año debido a mi condición de seleccionador en un festival nacional, puedo hacer un compendio de etalonajes trabajados y meros LUTS que se aplican sin más, y que dan como resultado una lista de cortometrajes idénticos en color y tratado… Y tan solo los arriesgados, los directores que saben que look quieren desde el principio, son los que consiguen destacar.

Es importante dar a la película un look que destaque, un aspecto que vaya acorde con lo que se quiera contar… por ejemplo Aronofsky utilizó en PI (Fe en el caos) un grano muy duro que contrastaba con un B&N en ocasiones quemado para describir una historia irritante y desesperante dentro de una atmósfera de iguales tintes.

adaptive-images

Como Aronofsky, existen directores que saben que tipo de textura quieren, y huyen de la impoluta imagen plana que tan de moda (tal vez por ignorancia o por dejadez) se ha puesto en estos últimos años.

El cine es arriesgarse, es libertad de expresión y libertad de escribir sobre el papel que a uno mejor le parezca, no dejes que el patrón de las modas y protocolos inventados limiten tu idea y se quede entre el montón. Dale vida a tu trabajo, dale un look que te guste a ti, y a nadie más que a ti.